martes, 11 de marzo de 2014

Visible e invisible





¿Qué hay de visible e invisible en mí?
Primero, ¿quién es mí? ¿quién soy yo?
Ni siquiera me conozco y reconozco
porque soy la personificación de 1 veleta
pero quizás hoy pueda
porque no hace viento dentro de estas 4 paredes
viento que mueva a la veleta (su estructura, sus cimiento, sus adentros...)

Visible es mi ropa, mi cara, mis gafas
visible son mis pechos en verano en la playa,
mi cuerpo cuando me desnudo.
Visible es mi mente cuando pienso en el silencio y con la compañía de mi soledad.
Visibles mis ideas, mis opiniones cuando me expreso ante el resto.
Visible es mi creatividad cuando escribo, canto, bailo, toco la guitarra y compongo.
Visible son mis sentimientos cuando lloro, beso, abrazo, sonrío, me cabreo, pego, chillo, me descontrolo y grito.
Visible soy cuando vivo,
invisible cuando estoy muerta en vida...
existo y a la vez no.

Invisibles mi autoestima, mi alma libre, mi amor propio...
Invisibles los por qué de su invisibilidad.
Invisible parte de mi pasado que soy incapaz de recordar,
invisible el futuro, lo que aun queda por construir y vivir.
Invisible y visible soy yo,
por momentos, épocas y rachas.

Hoy visible al completo, mañana a tiempo parcial.
El lunes Harry Potter me presta su capa de invisibilidad y no soy nada ni nadie.

Y vuelvo al comienzo de donde partí
¿qué sabré de lo invisible y lo visible? Si no sé nada de mí...






1 comentario:

  1. Veo grandes influencias de J.K. Rowling en tu obra.

    ResponderEliminar